+
Rapto de Amor y Vida.

El Negro Mudo


Un personaje singular  había en mi pueblo, 

moreno, su tez brillaba como negra perla.

Sensible, sin habla como perrito faldero.

Uno lo miraba y él se reía, no olvidaré  su risa

Una familia del lugar, le daba casa y comida.

Tan singular era su figura, que de lejos se veía,

caminando siempre ligero, riendo y saludando

con todo el que se le cruzaba

Todo el pueblo lo quería,

a la hora de la siesta, en el zaguán

dormitaba, pero cuando a  la Sra. Oía

haciendo con su mano, un gracioso ademán.

Corría a donde estaba su doña.

Era tan bueno, que no había vecino,

que con él no se encariñara.

Se fue haciendo viejo, ya pesado era su camino.

Pero el, seguía riendo. El Negro Mudo.

Cuando se fue, lloro todo el mundo...

Se extrañaba su risa, pero nunca se olvidaría.

Muchas veces, pasaba por su puerta, ahora tan fría,

Pienso que desde el cielo, se ríe y me mira,

Porque así, lo siento en mi corazón....

Las calles de  Minas, no tendrán el brío,

Del querido negro mudo, tan humilde 

Y   tan    sentido...

Olegario Juan Caorsi

  • Rapto de Amor y Vida
Participe

comparte esta página en: