+

Ella


En  su lánguida mirada,

Vivamente ocasional,

En su voz espiritual,

Armoniosa y delicada,

En su boca perfumada,

Como rosa del pencil,

En su mágico perfil,

De belleza  circasiana,

Tiene encantos de sultana

Coquetísima y gentil.

Y en la cándida ternura

De su risa cristalina,

Dulcemente se adivina

De su  alma la hermosura!

Alma virgen, alma pura,

De virtudes sacrosantas,

Que ilusiones forja tantas.

Más rosadas que la aurora,

Que es el alma soñadora,

Más feliz entre las santas.

Autor:Resdan

Olegario Juan Caorsi

Participe

comparte esta página en: