+

Celeste


Mortecinos  fulgores de un ocaso

Confusiones de esencias y colores,

De las rosas, tan suaves como el raso,

De la regia mansión de los primores.

Desbordados raudales de armonía,

Que al brotar de las liras celestiales,

Se combinan en dulce melodía,

Remedando suspiros virginales.

Varios grupos de pálidos arcángeles.

De rubios querubines y de ángeles

Radiantes de hermosura excepcional,

Que saludan con tiernas alegrías.

La llegada triunfal de los mesías,

Que han subido al  alcázar  celestial........

Autor:  Resdan

15 – 01 -  1905

Olegario Juan Caorsi

Participe

comparte esta página en: